Consejos salud bucodental, Salud dental

Consejos para cuidar los dientes de leche de tu hijo según su edad

Aunque no sean definitivos, los dientes de leche también hay que cuidarlos: ya no sólo porque el establecimiento de rutinas saludables en la niñez hará que las conserve durante el resto de su vida, sino también porque juegan un papel fundamental para la evolución de tu hijo.

De hecho, los dientes de leche influyen en el desarrollo del lenguaje, en la alineación de la dentadura definitiva y en la masticación de tu hijo. En Clínica dental Qualitas, tu clínica dental privada en el centro de Madrid, queremos darte una serie de consejos para cuidar los dientes de leche de tu hijo según su edad.

DE 0 a 2 años:

Los primeros dientes de leche suelen aparecer alrededor de los seis meses de vida. Aunque son piezas muy pequeñitas, no hay que descuidar su higiene. Para ello, usa un bastoncillo de algodón o una gasa y frota suavemente sus encías y las piezas dentales que tenga para eliminar restos de leche y comida.

Para realizar esta tarea, en apariencia sencilla, es recomendable que tu hijo tenga la cabeza apoyada sobre alguna superficie, como tu regazo, y que esté entretenido. No se recomienda el uso del cepillo de dientes tan pronto, ya que el esmalte de las piezas dentales de tu hijo es blando y sensible.

A partir del primer año de vida, le puedes dejar un cepillo de dientes: tu hijo no tendrá todavía la destreza suficiente para lavarse los dientes él sólo, pero es importante que se familiarice con esta herramienta y que la investigue, siempre bajo tu supervisión. Para evitar que se haga alguna herida en las encías es importante que su primer cepillo de dientes sea de cerdas finas y de punta redondeada.

Dado que los niños tan pequeños no controlan muy bien el mecanismo de escupir, los primeros cepillados deben realizarse sin pasta de dientes. Puedes ir incorporándola gradualmente a su rutina de higiene dental hasta que aprenda a escupirla. Mientras no tenga controlada esta acción, la pasta de dientes empleada no debe contener flúor. De esta manera evitarás que aparezcan manchas en sus dientes.

Aunque te parezca muy pequeño para acudir al dentista, te recomendamos que la primera consulta de tu hijo con el odontopediatra se produzca entre los 6 y los 8 meses de vida para que éste compruebe que sus primeras piezas dentales están sanas.

De 3 a 5 años:

A partir de los 3 años puedes empezar a utilizar pastas de dientes fluoradas. Lo ideal es que el dentífrico que uses para cuidar de la sonrisa de tu hijo contenga entre 1.350 y 1.500 pm de flúor. Si no sabes cuál elegir no dudes en preguntárselo a tu dentista o farmacéutico.

La cantidad de pasta de dientes a utilizar durante el cepillado debe ser pequeña, aproximadamente del tamaño de un guisante y debes asegurarte de que tu pequeño escupa el exceso de dentífrico después de cada lavado.

Durante esta etapa de su vida, tu hijo debe aprender a vivir sin chupete y/o sin chuparse el dedo. Este útil artilugio, aunque reduce las posibilidades de muerte súbita en los lactantes y es un efectivo analgésico en procesos dolorosos, tiene efectos negativos sobre la alineación de los dientes de tu retoño.

Sin embargo, tal y como afirma la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), estos efectos son reversibles, siempre y cuando prives a tu hijo de su chupete entre los 3 y 4 años de edad.

De 6 a 9 años:

A partir de los seis años a tu hijo se le empezarán a caer los dientes de leche. Debes explicarle que es un proceso totalmente normal y que ahora empezarán a salirle los dientes de ‘persona mayor’.

Aunque ya tienen la destreza suficiente para cepillarse los dientes por sí mismos, es importante que supervises a tu hijo durante todo el proceso para asegurarte de que lo hace correctamente.

Problemas frecuentes en la salud bucodental de los niños:

Intenta que tu hijo no abuse de los productos azucarados por mucho que le gusten. Las caries son una de las enfermedades dentales más comunes en la infancia, de hecho, hasta los bebés pueden tenerlas -las llamadas caries del biberón-

Las caries son una enfermedad infecciosa y transmisible y su aparición en un diente de leche puede afectar al diente permanente que va a sustituirlo, que se encuentra justo debajo. Las caries en la dentición de leche pueden provocar daños en el esmalte de los dientes permanentes y pueden afectar la posición de estos en la arcada de la boca de tu hijo.

Establecer una rutina correcta de higiene bucodental es fundamental para evitar la aparición de las caries. Debes asegurarte de que tu hijo se lava los dientes al menos dos veces al día, siendo el cepillado de antes de acostarse el más importante.

Si te las ves y las deseas para que tu pequeño cumpla con esta rutina en Clínica dental Qualitas podemos ayudarte: organizamos talleres de salud bucodental para que los más pequeños de la casa tomen conciencia de la importancia de cuidar su boca y su sonrisa.

Si quieres estar al tanto de las próximas fechas de nuestros talleres, puedes consultar nuestra sección de noticias o seguirnos en Facebook o Twitter.

La rotura de alguna pieza dental durante la práctica deportiva es otro de los problemas más frecuentes a los que nos enfrentamos los odontopediatras. Si quieres evitar que tu hijo padezca el desplazamiento o rotura de alguno de sus dientes mientras hace ejercicio, te recomendamos que acudas a tu dentista para que le confeccione un protector bucal a su medida.

Si has leído hasta aquí ya estás listo para cuidar de los dientes de leche de tu hijo y si tienes alguna duda… ¡pregúntanos! ¡En Clínica dental Qualitas, tu clínica dental privada en Madrid, estamos aquí para ayudarte! Puedes hacerlo a través del correo electrónico contaco@clinicaqualitas.com o través del teléfono 917 959 225.

También podría gustarte

2 Comentarios

Deja una respuesta